Fiable, confidencial y fácil de usar: así tiene que ser una app de lactancia

Si eres de las mamás (o papás) que se siente más tranquila registrando los datos de la alimentación de tu bebé, las nuevas tecnologías también tienen una respuesta a tus necesidades. ¿Sabías que existe un gran número de aplicaciones relacionadas con la lactancia? Estas apps de lactancia te permiten tener un histórico de datos y resolver dudas, pero bucear entre ellas para buscar la que mejor se ajuste a tus necesidades no es fácil. Para ser útiles tienen que ser fiables, confidenciales y fáciles de usar.

Oviedo Emprende organizó en el centro Mamasana de Oviedo una sesión de validación de apps de lactancia, en el marco del programa LabSalud, en el que participó un grupo de madres. Ignacio Pedrosa, del CTIC, fue el encargado de la sesión, y explicó el contexto de la misma: la proliferación masiva de aplicaciones relacionadas con la salud. “Hay más de 450.000 apps de Salud en todo el mundo, es una barbaridad. El problema es que cualquiera puede desarrollar una. Por eso queremos fomentar la concienciación de que hay que tener cuidado con las aplicaciones que se bajan”, señaló.

Sin normativas

Y es que la tecnología va por delante de la legislación. Actualmente no existe ninguna normativa que regule este tipo de herramientas sanitarias. Según explicó Pedrosa, lo más próximo a esta normativa es la calificación que realizan tres instituciones de los gobiernos andaluz, catalán y la Fundación Isys, siguiendo unos criterios de confidencialidad y privacidad, diseño, usabilidad  y contenido científico.

El problema añadido, en lo que se refiere a las apps de lactancia, es que no hay ninguna que esté todavía valorada por estas instituciones. La única que está en proceso es lactapp, que fue con la que experimentaron las participantes en la actividad.

Como líneas generales, a la hora de utilizar una de estas herramientas Ignacio Pedrosa recomendó ser cuidadosos en la lectura de los términos y condiciones de uso, para conocer la política de privacidad de los datos y qué uso se les va a dar, ya que muchas veces se destinan a la venta para uso publicitario. También es importante saber qué fiabilidad científica tiene, si detrás de la aplicación hay un trabajo de profesionales sanitarios. Y la usabilidad, que sea una herramienta fácil, clara y sencilla.

Elisa Campo

En reconversión. ¿O mejor en evolución? Periodista desde hace más de una década, la doble maternidad me ha empujado a una nueva vida, donde la actividad profesional no esté reñida con cambiar pañales y escuchar los primeros balbuceos de mis bebés. La vida es, más que nunca, una aventura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *