Natalia Hospido, nutricionista: «El BWL no supone riesgo de atragantamiento»

Es más fácil que un bebé se atragante cuando le metes una cucharada de puré en la boca que si él mismo coge un trozo de comida con las manos y lo ingiere. Esta es la teoría que defendió la dietista y nutricionista Natalia Hospido, que explicó las claves de la alimentación BLW (Baby Led Weaning, o comida autorregulada por el bebé) en la tienda Unidos en Gijón. «El miedo es por mala información, no hay más riesgo de atragantamiento», zanjó.

«¿Es una moda el BLW? Si lo piensas, es volver hacia atrás, al sentido común. Es dar de comer lo que hay en casa. Lógicamente no vas a darle al bebé un filete, pero probablemente sí pueda comer unas lentejas. Y tampoco comerá un plato, pero no es necesario, es una alimentación complementaria de la lactancia, que hasta el año es lo fundamental», explicó Hospido.

La nutricionista puso en evidencia las directrices contradictorias que ofrecen diferentes pediatras a las familias. «Aunque muchos pediatras recomiendan empezar con la alimentación complementaria antes de los 6 meses, no hay el suficiente desarrollo, es algo anatómico; lo que pasa es que muchos profesionales estudiaron una cosa y no volvieron a actualizarse», señaló.

Diferencias de criterio de los pediatras

«De un pediatra a otro, e incluso de enfermera a pediatra, cambian las normas. Pero no hay ninguna base científica para el calendario de introducción de los alimentos«, añadió.  Es más, Hospido no dudó en asegurar que el papel de los pediatras es una de las principales cortapisas para que las familias apuesten por el BLW. En cambio valoró de forma mucho más positiva el papel de las matronas. «Van muy por delante de los pediatras, en general».

La nutricionista apuntó también que su profesión es nueva en comparación con otras, y por lo tanto bastante desconocida: «Estamos en pañales». Y eso puede explicar la disparidad de criterios.

Aplicar pautas razonables de alimentación en la más tierna infancia no siempre es fácil, y a veces chocan con la negativa de los pequeños. La receta de Natalia Hospido es no tomarse a pecho las negativas. «Si tú no les obligas a comer, comen mejor». Por eso hay que practicar la paciencia. «Si a ti te ven calmado su actitud es diferente a si te ven alterado porque no comen».

Pasos a seguir BLW
Pasos a seguir BLW

Elisa Campo

En reconversión. ¿O mejor en evolución? Periodista desde hace más de una década, la doble maternidad me ha empujado a una nueva vida, donde la actividad profesional no esté reñida con cambiar pañales y escuchar los primeros balbuceos de mis bebés. La vida es, más que nunca, una aventura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *